Reproducimos a continuación el artículo publicado en El Salto Diario

Las trece trabajadoras de la limpieza del Guggenheim le han ganado el pulso a Ferrovial, la subcontrata que gestiona la limpieza del museo bilbaíno. Tras nueve meses de huelga indefinida, han logrado una subida salarial del 20% —250 euros mensuales, 15 pagas— y que todos los contratos sean a jornada completa.

Esta mañana han celebrado la victoria con una rueda de prensa en la entrada de la pinacoteca, donde han descorchado botellas de cava, le han pasado el relevo a las trabajadoras de la limpieza de los tribunales de Bizkaia, también en huelga, y han bailado por última vez El vals del obrero, canción de Ska-P que las ha acompañado desde que el 11 de junio se pusieran en huelga.

“Estamos satisfechas, lo que pensábamos que no íbamos a conseguir lo hemos conseguido: que todas las trabajadoras sean a jornada completa, tanto las de ahora como en futuras contrataciones”, ha explicado Carmen Casas, tras reconocer que los nueve meses de huelga “han sido duros, pero han merecido la pena”. La parcialidad es una de las características de la brecha salarial y, en el caso del Guggenheim, de los 18 contratos, tres eran parciales —cinco trabajadoras no han participado en las movilizaciones—.

Con la subida progresiva del 20% hasta 2024, el salario bruto anual alcanzará los 23.500 euros, lo que implica aún una diferencia de casi 6.000 euros respecto a sectores masculinizados, como la limpieza viaria, añaden las trabajadoras. Desde su sindicato, ELA, Maite Leizegi considera que las movilizaciones podrían retomarse en 2025, hasta lograr acabar con la brecha salarial.

Prácticas de esquirolaje

El punto de inflexión en la negociación de esta huelga, de la que la gerencia del Guggenheim se ha desentendido, según las trabajadoras, llegó en noviembre, cuando el sindicato ELA demandó a la subcontrata por vulnerar al derecho de la huelga con prácticas de esquirolaje. A partir de ahí, empezó la negociación. “Antes estaban cerrados en banda”, añade Casas.

Como matiz negativo de las mejoras logradas, cabe destacar que Ferrovial ha accedido al aumento salarial del 20%, pero vía un plus, en vez de consignarlo en el salario base, que es el que se tiene en cuenta a la hora de establecer las cotizaciones de las pensiones.

Como matiz positivo, Susana Marcos y Ana Casas son dos de las tres trabajadoras que estaban a jornada parcial antes de la huelga. Tras esta, pasarán de trabajar de 20 a 35 horas semanales, por lo que su aumento salarial será del 46% y, al mismo tiempo, sus compañeras no tendrán tanta carga de trabajo, destacan. Las trabajadoras también han negociado con Ferrovial realizar un estudio de medición de los tiempos y cargas para determinar el personal necesario en el museo.

“Sin la huelga no hubiéramos conseguido pasar a jornada completa. Lo planteamos previamente y la empresa nos dijo que era inviable”, indica Marcos, “pero con una huelga de nueve meses lo hemos conseguido”, zanja satisfecha Casas.

Mañana firmarán con Ferrovial el acuerdo alcanzado, cuando la huelga indefinida cumplirá 284 días desde que arrancara el 11 de junio. El miércoles está previsto que las 13 trabajadoras en huelga vuelvan a sus puestos, y que el Guggenheim luzca más limpio y sea algo más justo.

Volver

LyC 14 castellano cubierta

cast | cat | eusk | gal

IR

SE

portada mujeres revolucion rgb

  Adquiere aquí esta publicación