¡Cortamos la Catellana y el Gobierno nos manda a los antidisturbios!

Ayer, sábado 2 de Marzo, estaba prevista en Madrid una gran cadena humana convocada por la Comisión 8M, con la intención de trasladar la fuerza imparable del movimiento feminista al pueblo palestino. Más de 3.000 personas estábamos registradas para cubrir los diferentes tramos de la cadena, que finalmente no pudo llevarse a cabo por las condiciones de lluvia y nieve.

¡Se acabó!

En el último mes, los miembros de la comunidad educativa de la Universidad Pablo de Olavide hemos asistido a un espectáculo bochornoso: un cierre de filas total por parte del Rectorado para defender activamente a José Luis Sarasola, un profesor, recién nombrado catedrático, que ha sido denunciado públicamente por ser un acosador, un machista y un racista.

¡Justicia clasista, patriarcal y franquista!

Hace un par de días conocíamos la noticia de que los Petazetaz, un dúo de ‘influencers’ madrileños que suben contenido a TikTok e Instagram, fueron detenidos por agredir sexualmente a por lo menos cinco jóvenes menores de edad.

Esta mañana, mientras compañeras del Sindicato de Estudiantes y Libres y Combativas pegábamos carteles en la UPO convocando la concentración del 6M para exigir la expulsión de José Luis Sarasola de la universidad, el propio Sarasola intentó agredir a una de nuestras compañeras. Este hecho ha sido probado por el video que hemos difundido y que enseguida ha despertado la indignación de cientos de estudiantes.

Ya se ha hecho pública la sentencia del juicio a Dani Alves. La sección 21 de la Audiencia de Barcelona ha condenado al futbolista a cuatro años y seis meses de prisión por agredir sexualmente a una joven de 23 años en los lavabos de la zona VIP de la discoteca Sutton de Barcelona, la madrugada del 30 al 31 de diciembre de 2022.

Emma Sánchez  · Libres y Combativas Asturias

El pasado 26 de enero se publicaba en el diario El País un artículo de investigación acerca de las acusaciones de violencia sexual interpuestas por tres mujeres de la industria audiovisual contra el director de cine Carlos Vermut. El testimonio desolador de estas tres víctimas ha desatado una enorme ola de simpatía entre las y los profesionales del sector, al estilo del movimiento #MeToo estadounidense, que se ha materializado en una denuncia pública por parte de otra actriz contra el director canario Armando Ravelo. Una nueva demostración de la insoportable violencia que sufrimos las mujeres y el abuso de poder que se ejerce contra nosotras en nuestra vida laboral.