¡La lucha sirve y debe continuar!

Justo ayer 21 de noviembre, sólo una semana después de la maravillosa movilización en la que el pasado miércoles 14 de Noviembre las y los estudiantes de todo el Estado vaciamos las aulas y llenamos las calles en una gran huelga estudiantil, la edición impresa del diario asturiano “La Nueva España” recogía en sus líneas información novedosa acerca de una nueva asignatura de educación sexual para la educación secundaria asturiana, cuyos contenidos estarían siendo trabajados por un grupo de expertos en la materia desde hace meses.

Bajo el titular “Los institutos de Asturias impartirán una asignatura de Educación Sexual que contará para la media”, Diego Fernández, pedagogo y sexólogo, parte integrante de este equipo de trabajo de la nueva materia, en preparación, adelantaba algunos de sus contenidos; “buenos tratos para la convivencia dentro de las aulas, anatomía de los cuerpos, identidad sexual, el deseo erótico, feminismo, realidad del colectivo LGTBI y pornografía”. También informaba acerca de la formación que recibirían los y las docentes, que “se sienten muy perdidos a la hora de tratar estos temas con los jóvenes y con las familias” y concluye sus declaraciones con un tajante “es imprescindible esta materia en clase”.

Por lo demás, esta noticia, que no ha tenido aún mucho desarrollo, no habla de plazos, ni del carácter de esta asignatura, más allá de que será evaluable. No sabemos si será obligatoria, ni el tiempo que se le dedicará, si será para la secundaria obligatoria o también para bachiller y FP, no sabemos nada de nada. Pero lo que sí sabemos es que el silencio clamoroso que tanto el Gobierno del PSOE como la dirección de Podemos y los medios de comunicación mantienen respecto a la movilización que protagonizamos millón y medio de estudiantes exigiendo el fin del machismo en las aulas y la creación, entre otras cosas, de una asignatura de educación sexual obligatoria, inclusiva y en libertad, no es ninguna casualidad.

Habrá quien diga que esta buena idea ya la habían tenido hace mucho tiempo y estaban trabajando “secretamente” en ella, habrá quien diga y repita que la movilización no ha tenido nada que ver, pero qué casualidad que “grandes ideas” como esta, o como la de subir las pensiones, sólo se hacen públicas después de que haya movilizaciones masivas exigiéndolas. No nos chupamos el dedo y sabemos que, más allá de los y las profesionales, profesoras y profesores que nos han apoyado para que esta huelga haya sido un éxito, desde las instituciones, empezando por el gobierno de Pedro Sánchez y continuando con el asturiano, también del PSOE, se ven obligados a mover ficha fruto de la presión social. Hacen gestos, dejan caer como si nada este tipo de informaciones en los medios de comunicación, parece que nada pasa, pero claro que pasa, y mucho.

El efecto de la movilización es evidente, pero la intencionalidad de que pase sin pena ni gloria también. Compartiendo un enorme agradecimiento a todas y todos las estudiantes que han organizado y secundado la huelga del 14N, que han llenado calles en más de cincuenta manifestaciones en todo el Estado, a todos los colectivos feministas y sociales que nos han acompañado, hoy nos sentimos más fuertes y confiadas en que la lucha sirve, pero sobre todo nos sentimos más determinadas a continuarla hasta conseguir todas y cada una de nuestras demandas. Para que las palabras se conviertan en hechos debemos de seguir peleando. Porque si la educación sexual inclusiva y en libertad entra en las aulas será un gran triunfo de este movimiento y parte de un camino mucho más ambicioso para lograr la retirada inmediata de todos los reglamentos de régimen interno machistas, homófobos y tránsfobos, la salida inmediata de la asignatura de religión de la educación, la retirada de la carrera docente a todos aquellos profesores que aunque son mayoría mantienen actitudes machistas y sexistas y expulsar definitivamente el machismo de nuestras aulas. 

¡Fuera machismo de nuestras aulas!

¡Nada ni nadie nos va a parar!

Volver