El 21 de agosto Khadija relataba al mundo el auténtico infierno que ha sufrido durante dos largos meses. La indignación y la rabia se ha desatado a través de todo el mundo entre millones de personas, clamando justicia y pidiendo que se ayude a Khadija.

La joven de 17 años fue secuestrada ante la puerta de la casa de su tía en Marruecos por una decena de hombres. Los secuestradores la llevaron a una casa en el campo y después de violarla uno por uno, empezaron a cobrar dinero para que otros la violaran. La torturaron quemándola con cigarrillos, cortándola, golpeándola, no le daban agua, ni comida, ni la dejaban ducharse… La han tatuado por todo el cuerpo, incluso con esvásticas nazis. Es el horror inimaginable que ha vivido Khadija durante dos meses.

Khadija es hija de una familia humilde. Sus padres no denunciaron a la policía el secuestro, según algunas fuentes por desconfiar de la policía corrupta de su comarca. El padre tampoco quería denunciar cuando la recuperaron, y tuvo que ser ella la que denunciara todo el caso e identificara a los secuestradores. Hoy empieza el juicio.

Sin embargo, una vez más hemos tenido que ver cómo se ha intentado criminalizar a la víctima, sembrando confusión. Desde los familiares y los círculos cercanos de los acusados, se ha lanzado la campaña que han podido difundir con la ayuda de los medios de comunicación que la joven solía estar con los secuestradores antes, que fumaba y bebía, que nada en el río y que solía escaparse… Todo ello cuando según el abogado algunos de los acusados ya han reconocido los hechos. Pero esta campaña de criminalizar a la víctima se ha chocado frontalmente con la movilización y la solidaridad con Khadija.

Este caso muestra de la manera más cruda la opresión que vivimos las mujeres de todo el mundo, que bajo este sistema, podemos llegar a ser secuestradas, violadas o asesinadas por el simple hecho de ser mujeres. La miseria, la pobreza y la decadencia social que crea este sistema golpea a las mujeres de las familias trabajadoras y humildes con una brutalidad tan grande que llega a los límites del horror que Khadija y muchas mujeres han tenido que sufrir.

Este no es un suceso que sólo puede ocurrir en el continente africano o en los países llamados del “tercer mundo”, donde la gran mayoría de la humanidad es condenada a la miseria más extrema por los intereses de las grandes multinacionales y potencias imperialistas. Es el producto de la opresión que vivimos las mujeres en todo el mundo en un sistema patriarcal y capitalista. Sin ir más lejos, este año hemos visto cómo los tribunales de la mal llamada justicia han ofrecido impunidad para los los 5 violadores de La Manada diciendo que no fue una violación sino un abuso. También hemos visto cómo la semana pasada una mujer de Uharte era asesinada a golpes por su marido.

La solidaridad y la lucha contra el machismo no tienen fronteras. Desde Libres y Combativas nos solidarizamos con Khadija y denunciamos la brutalidad que ha tenido que sufrir. Pedimos todos los recursos necesarios para ayudar a la joven y un castigo ejemplar para los violadores.También queremos denunciar el asesinato de la mujer de Uharte. Ëste año hemos demostrado que tenemos una fuerza imparable en las calles y que podemos acabar de una vez con este machismo instaurado y el sistema. Por eso debemos continuar tomando las calles y organizándonos. Este es el único camino para que no haya ni una víctima más.

¡Si tocan a una respondemos todas!

 

EN EUSKARA:

Abuztuaren 21ean Khadijak munduari kontatu zion bi hilabete luzez bizi izan zuen infernu latza. Basakeria hori ikustean, samina eta amorrua piztu da mundu zabaleko milioika pertsonen artean, justizia eta laguntza bermatu dadila eskatuz. 17 urteko emakume gaztea bere izebaren etxeko ate aurrean bahitu zuten hamar bat gaztek. Bahitzaileek apartaturik zegoen etxe batetara eraman zuten eta banan bana bortxatu ondoren, dirua kobratzen hasi ziren beste batzuek bortxatu zezaten. Torturatu egin zuten, zigarroekin errez, ebakiz, kolpatuz, urik eta janik eman gabe, dutxatzen utzi gabe… Gorputz guztian tatuatu dute, esbastika naziak ere egin dizkiote. Hori eta gehiago izan da Khadijak bi hilabetez bizi izan duen infernua.

Khadija familia apal bateko alaba da. Familiarekin egon diren batzuen arabera, bere gurasoek ez zuten poliziara jo bahiketa salatzera, eskualdean poliziak duen izaera ustelagatik. Aitak ez zuen salatu nahi alaba berreskuratu zutenean ere. Khadija bera izan zen kasua salatzera joan zena eta bahitzaileak identifikatu zituena. Gaur hasten da epaia.

Hala ere, beste behin ikusi behar izan dugu nola saiatu den biktima kriminalizatzen, nahasmena sortzeko. Akusatuen familiatik eta ingurukoetatik, komunikabide atzerakoien laguntzarekin, kanpaina bat hasi dute biktima iraintzeko eta gertaturikoaren errudun egiteko: bahitu dutenekin lehenagotik egoten zela esan dute, edaten eta erretzen zuela, errekan bainatzen zela, askotan ihes egiten zuela, etab. Hori guztia, abokatuaren hitzetan akusatuetako batzuk jada onartu dutenean egin zutena. Baina biktima kriminalitzeko kanpaina honek parez pare egin du talka jendeak mobilizazioetan Khadijarekin agertu duen elkartasunarekin.

Kasu honek modurik gordinenean erakusten du mundu guztian zehar emakumeok bizi dugun zapalkuntza egoera. Sistema honetan, bahituak, bortxatuak edo erailak izan gaitezke emakume izate hutsagatik. Sistema honek sortzen duen miseria, pobreziak eta dekadentzia sozialak langile familia apaletako emakumeak askoz gogorrago kolpatzea dakar. Hain gogor ezen Khadijak eta beste hainbat emakumek jasandako izugarrikeriara iritsi daitekeela.

Kasu hau ez da soilik Afrikako kontinentean edo “hirugarren mundukoak” deitu zaien herrialdeetan bakarrik gertatu daitekeen zerbait. Gainera, esan behar da, gizateriaren gehiengoa muturreko miserian bizi bada, hori multinazional handien eta potentzia inperialisten interesengatik dela. Hau mundu guztian emakumeok sistema patriarkal eta kapitalista batean bizi dugun zapalkuntzaren ondorio da. Urrunago joan gabe, hemen bertan eta urte honetan bertan ikusi dugu nola injustiziaren tribunalek La Manadako 5 bortxatzaileei inpunitatea eskaini dien, bortxaketa beharrean sexu abusua burutu zutela esatean. Ikusi behar izan dugu, nola aurreko astean Uharteko emakume bat senarrak kolpeka erail zuen. Eta zerrenda zabalagoa da.

Elkartasunak eta matxismoaren aurkako borrokak ez du mugarik. Emakume Aske eta Borrokalariak eta Ikasle Sindikatutik Khadijarekin elkartasuna adierazi nahi dugu eta jasan behar izan duen sufrimendua salatu nahi dugu. Behar duen laguntza guztia eskaini dadin eskatzen dugu eta zigor eredugarria erasotzaileentzat. Uharteko emakumearen erailketa ere salatu nahi genuke hemendik. Aurten, kaleetan sekulako indarra dugula erakutsi dugu eta gai garela behin betiko matxismoarekin eta hori sortzen duen sistema honekin amaitzeko. Horregatik jarraitu behar dugu kaleak hartzen, borrokatzen eta antolatzen. Hori da bide bakarra biktima bakar bat gehiago ez egoteko.

Gora munduko emakume langileon borroka!

 

Volver